Papa Francisco nombra dos rabinos a la Academia Pontificia de la Vida en un gesto histórico

El rabino israelí Avraham Steinberg y el rabino argentino Fernando Szlajen fueron designados por el Papa como miembros de la Academia Pontificia de la Vida.

Dos rabinos, uno de Israel y otro de Argentina, fueron nombrados por el Papa Francisco en la Pontificia Academia de la Vida, siendo ésta la primera vez que rabinos son invitados a ser miembros.

El Papa Francisco nombró a 45 nuevos miembros ordinarios y cinco miembros honorarios al cuerpo consultivo de la academia, anunció el Vaticano la semana pasada.

El rabino israelí Avraham Steinberg, ganador del Premio Israel en 1999 por la literatura rabínica original, y el rabino argentino Fernando Szlajen fueron designados el 13 de junio como miembros de la institución que “existe para la promoción y defensa de la vida humana, Moralidad cristiana”.

El Rabino Avraham Steinberg es autor de “La Enciclopedia de la Ética Médica Judía”, publicada en siete volúmenes en hebreo y tres volúmenes en inglés, traducido por el Dr. Fred Rosner, por el que fue galardonado con el Premio Israel en 1999. Es director de la Unidad de Ética Médica del Centro Médico Shaare Tzedek en Jerusalem y director del Comité Editorial de la Enciclopedia Talmúdica.

El rabino Fernando Szlajen de Argentina, país natal del Papa Francisco, es director del Departamento de Cultura del centro comunitario judío AMIA de Buenos Aires y profesor del Departamento de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires.

Fundada en 1994 por San Juan Pablo II, la Pontificia Academia para la Vida se encarga de defender y promover “el valor de la vida humana y la dignidad de la persona”. En noviembre de 2016, el Papa Francisco emitió nuevos estatutos para que la academia pontificia ampliara el alcance de su actividad y la investigación sobre cuestiones de la vida.

Después de ampliar el alcance de los nuevos estatutos de la Academia Pontificia de la Vida y de emitir nuevos estatutos, el Papa Francisco nombró nuevos miembros al cuerpo consultivo e incluyó a científicos, profesores y expertos en medicina y ética, tanto religiosos como seculares.

Los nuevos miembros nombrados por Francisco son de 27 países. Siete de los miembros provienen de Estados Unidos y Canadá. Los miembros de la Academia Pontificia para la Vida son nombrados por períodos de cinco años, que pueden ser renovados. La membresía termina cuando un académico cumple 80 años.

Traducción: Silvia Schnessel

Fuente: The Jerusalem Post //\\ enlacejudio